Celso Lagar

Ref: 10150

Plazo de entrega: Entre 3 y 7 días
 1 unidad en stock

Celso Lagar

15,00

 4,00% IVA incluido

Unidades:


Añadir a la cesta

Detalles

Celso Lagar. Fundación Manuel Ramos Andrade. Salamanca. 1997.

Este catálogo incluye imágenes y textos sobre la exposición “Celso Lagar”, muestra realizada por el Museo Art Nouveau y Art Déco en Salamanca durante el año 1997.

Edición: francés.

Tamaño: 25 cm de anchura x 30 cm de altura.

Tapa dura.

Páginas: 276 páginas.

------------------------------------------------------

Esta exposición pretende ser un homenaje a Dalmau, primer mecenas que comprendió a Lagar; a Crane Kalman, que le salvó del olvido como artista y le reconfortó como persona al final de su vida; a la ciudad de Honfleur, que le acogió durante tantos años y le alimentó con los ojos de cadencias y colores.

Nadie podrá decir, con absoluta certeza, que alguien nace artista, pero sí estaremos de acuerdo en afirmar que algunas personas nacen dotadas para un trabajo, oficio o profesión, un quehacer placentero al que contribuye también el entorno familiar. Celso lagar nació dotado para acariciar la madera y mezclar los colores, para profundizar en los entresijos de las líneas y para darle aliente a las formas y volúmenes. Su padre, don Gumersindo Lagar Iglesias, castellano de arraigada cepa, de Magaz, le enseñó a acariciar la madera en su humilde taller de ebanistería de la vieja Miróbriga. Casi toda la familia paterna vivía de este oficio, en la actual Plazuela de Santiago, un lugar tranquilo de Ciudad Rodrigo, recóndito rincón de viejas luchas históricamente fraticidas, de las que da prueba el vecino castillo construido por Enrique II de Trastámara.

Salamanca tenía, desde hacía muchos años, una gran deuda con Celso Lagar. Decimos tenía porque a partir de hoy ya no podemos decir lo mismo. La exposición que pueden contemplar los salmantinos (…) es un gran hito, el gran homenaje al artista mirobrigense, que dejará en la mente una estela del profundo recuerdo,q ue el tiempo se encargará de engrandecer en las memorias como el cuerpo en los grandes vinos: habrá, por lo tanto, un ANTES y un DESPUÉS de esta exposición. El homenaje no se había llevado a cabo no por la dificultad del proyecto y de la empresa, sino por la desidia y el olvido de las instituciones, que no habían comprendido la enorme envergadura del artista ni el reconocimiento respetuoso que se le tenía en otros países. (…) Pero esta exposición es, por encima de todo, la reivindicación de un salmantino universal por parte de otro salmantino, de un mirobrigense por parte de otro mirobrigense.(N. Alba)

 




Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.