Caja regalo con Calendario Lis + geles hidroalcohólicos Alcántara 

Moda femenina de los años 20-30: los inicios del sujetador.

 

La pandemia ha cambiado nuestro día a día, pero resistimos y continuamos nuestras vidas con resiliencia y muchas ganas de mejorar. Desde el Museo Art Déco y Art Nouveau-Casa Lis deseamos compartir entusiasmo, ilusión, color y arte para hacer más felices y llevaderos estos momentos. Para ello y para cuidarnos y cuidar a cuantos queremos, hemos diseñado un artículo muy especial que puedes adqurir en La Tienda de Lis. Se trata de una caja mágica y m uy especial: bajo su elegante tapa decorada con imágenes de nuestro museo, encontraréis el calendario de colección para el año 2021 junto a 12 botes de gel hidroalcohólico de primera calidad producidos por la prestigiosa empresa salmantina Alcántara Cosmética con el fin de proporcionar seguridad e higiene durante todos los meses venideros. Este pack cpmbina diseño y utilidad, lo que lo convierte en un regalo original para demostrarles cariño a nuestros seres queridos en estas peculiares Navidades.

 

 

Los geles hidroalcohólicos del Museo Casa Lis cumplen las recomendaciones sanitarias en cuanto a la cantidad necesaria de alcohol, ya que cuentan con una concentración del 70%. Además, son de rápida absorción y no dejan residuos, a diferencia de otros productos del mercado que generan una sensación de incomodidad tras su aplicación. También cuentan con glicerina para hidratar la piel y con un suave perfume frutal que permanece en ella y complementa el uso higiénico del gel. Pueden adquirirse individualmente, en packs de 3 botes con  una elegante bolsita personalizada, en el pack completo de 12 con su elegante estuche y también junto al Calendario Lis, el regalo más completo para sorprender esta Navidad. 

 

 

Por su parte, el calendario Lis de colección se inspira en los catálogos de lencería de los años 20 y 30, en un momento revolucionario para la historia de la moda. Las mujeres rompen entonces con las generaciones anteriores, al buscar un estilo de vida más independiente. En lo que se refiere a su indumentaria, esto se traduce en prendas que le dan más libertad de movimiento al cuerpo femenino. El tan afamado y por tan largo tiempo usado corsé desaparece y, a partir de la década de los 20, se pone de moda el estilo “garçonne”, en parte llevado a la fama y a la alta costura por la archiconocida diseñadora Coco Chanel, a la que Casa Lis hadedicado una exposición en el año 2015: “Coco Chanel y sus amigos”. Este es un nuevo tipo de feminidad que rechaza una apariencia basada en la belleza y más enfocada en la comodidad de la mujer, rechazando la posición de sumisión y objetivación sexual que por tradición se le había dado al cuerpo femenino.

 

Mujeres de los años 20. Imagen extraída de: La Nación.

 

Las prendas interiores fueron siempre usadas como una barrera protectora entre el resto de la ropa y la piel. Cuando en 1922 Howard Carter descubre la tumba de Tutankamon, se contaban entre las pertenencias del faraón un pañal de lino considerado como el predecesor del actual calzoncillo masculino (teniendo en cuenta que en ese momento la ropa interior sólo era usada por hombres). El empleo de estas prendas se generalizó sobre todo con el Imperio Romano, debido a la importancia que en este momento se le daba a la higiene y durante la Edad Media, la ropa interior se volvió más larga y pesada para cubrir todo el cuerpo. A partir de la revolución Francesa, la lencería adquirió más protagonismo y entonces comenzaron a usarse corpiños y corsés para estilizar la figura femenina. No fue hasta el siglo XIX cuando las mujeres comenzaron a diseñar su propia ropa interior, lo que hasta entonces había sido un negocio principalmente masculino. Después de la Gran Guerra, era difícil encontrar corsés, y en Austria y Alemania se fabricaban corpiños de papel. Ya en 1863, se patenta en EEUU un sostén de pecho que se enganchaba desde los hombros, y a principios del siglo XX se empezaron a comercializar sujetadores con forma de copa. A partir de estos momentos, la lencería también adquiere una connotación más sensual y comienza a decorarse, apareciendo entonces piezas como las ilustradas en nuestro calendario.

 

 

Es ahora cuando el sujetador se comienza a desenvolver como prenda sustitutiva en la sujeción del torso femenino. En realidad, en Grecia ya se usaba un antecesor del sujetador, siendo este una tira de tela bajo el pecho para realzarlo llamado “Zóster”. No obstante, la existencia del sujetador entendido como en la actualidad empieza a principios del siglo XIX, aunque su éxito comercial masivo no se produjo hasta la década de los 30 (motivado también por las dos guerras mundiales, durante las que incluso se instaba a las mujeres a no comprar corsés para aumentar el metal disponible para la guerra), y los primeros eran corpiños o camisolas ajustadas. El llamado “brasier” aparece por primera vez en 1914 y durante los años 20 y la era “Flapper”, la moda cambió orientándose hacia una figura feminina andrógina y juvenil, llegando incluso las mujeres con mucho pecho a portar sujetadores que redujeran el tamaño de los mismos para encajar en este tipo de estética. Posteriormente, en los años 30, comienzan a aparecer diferentes tamaños de copas acorde con la variedad de tipos de pechos que las mujeres tenían y su cambiante papel en la sociedad del momento. La silueta del cuerpo femenino cambiaba hacia una moda de pechos puntiagudos, como se puede ver en, por ejemplo, la ilustración del mes de julio  de nuestro calendario de 2021 y el correpondiente bote de gel hidroalcohólico de ese mes.

 

La historia de la moda es la historia de una expresión estética como lo puede ser la escultura, la pintura, o cualquier otro tipo de arte. Como tal, trae consigo muchas significaciones ideológicas y deja traslucir entre las prendas los cambios históricos que se han producido para su creación. Desde la Casa Lis, ofrecemos esta elegante y distinguida caja de regalo no sólo como un producto útil y un bello presente para vuestros seres queridos, sino también como un objeto que contenga un pedacito de esta historia estética tan acorde con las piezas y el contenido de nuestro museo. ¡Esperamos que os guste este detalle y nos veremos en próximos posts sobre la evolución de la lencería en los años 20 y 30!

Post creado por Antía Seco. 

Clara Bow, actriz de cine y gurú sexual de las flappers. Fuente: https://www.vanillamagazine.it/helen-kane-la-star-del-vaudeville-che-ispiro-betty-boop/

 



Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar  Rechazar